Expedición Antartida



Uno de mis grandes sueños por fin se hizo realidad: Viajar hasta la Antártida navegando en el mítico velero bergantín Bark Europa, encaprichada desde que en el 2012 nos conocimos fortuitamente en Ushuaia y donde imaginé que navegaría en/con él al continente blanco, en cuanto tuviera oportunidad (y dinero). Seis años después nos reencontramos en el mismo puerto para dar comienzo a una de las grandes aventuras de mi vida: Expedición Antártida.


Tres semanas inolvidables, que definitivamente marcan un antes y un después en mi vida como viajero. Nunca hasta ahora un viaje había sido tan duro, tan adrenalínico y a la vez, tan satisfactorio. Sin duda, un viaje que me ha cambiado para siempre.

Esta es la Bitácora del viaje:

Lunes 15 de Enero - Ushuaia 
Ushuaia  54°48'S 68°18'W

Hora de embarcar y de conocer a mis nuevos 42 compañeros de viaje, primeros briefings sobre las tareas como tripulantes y tiempo para conocer mejor el barco de 106 años de historia y aventuras que nos llevará hasta la Antártida.



Todo muy emocionante, mucha información y nombres, primeras historias compartidas,.. caigo redonda sobre mi pequeña cama y mi único pequeño espacio privado durante las próximas 3 semanas.


Martes 16 de Enero - Beagle Channel.
Posición de mediodía 54°53.65’ S - 067°44.6’ W

Una mañana soleada perfecta para navegar por el Canal Beagle, muchos recuerdos vienen a mi memoria al pasar por el Faro de los Iluminados y pienso en que Cris debería estar aquí conmigo viviendo este viaje añorado por ambas por tanto tiempo. Snif!

Más información y más briefings para familiarizarte con el barco, con temas técnicos y de seguridad.

NO es broma, en pocas horas llegaremos al final del canal, al final de la Tierra del Fuego, donde se encuentra el Cabo de Hornos y el comienzo de una navegación mítica y desafiante, donde los océanos Atlántico y Pacífico confluyen y crean uno de los Pasajes más peligrosos del mundo: El Pasaje de Drake.



A medida que se avanza por este confuso y sorprendente mar abierto, olas de 3 y 4 metro nos dan la bienvenida, comienzan los turnos de trabajo para vigía y llevar el timón, y varios pasajeros comienzan a sentir los mareos, y en consecuencia una competición de vómitos y por lo tanto, bajas para los turnos de trabajo.

Mi primer turno comienza a las 4 de la mañana, apenas he podido dormir, entre el movimiento, y mis compis enfermas de camarote y los nervios ante lo desconocido, pero al salir y ver la furia del mar y su fuerza me llena de adrenalina y allí en proa intentando vigilar entre la lluvia y las olas, sentí una gran emoción, una libertad única.

Menos mal que lo viví, porque al rato, me uní a mis compañeras de vómito, casi imposible no caer con los meneos.

Vaya comienzo de viaje! Eso si, pasado el mal trago, ya no me puse más enferma. Con una velocidad de entre 9 y 10 nudos, y durante la noche volamos, llegando hasta los 11.5 nudos.



Miércoles 17 de Enero - El Pasaje de Drake
Posición del mediodía: 56 ° 49.4 'S - 064 ° 01.3' W

Empezó bien el día con buen viento, pero por la tarde bajamos a 3-4 nudos. En general buen clima, soleado y buena visibilidad durante el día.

Un paraíso este Drake, completamente calmo y despejado.





En el briefing de las 8pm ya hemos cubierto 177 millas desde la salida. Con una velocidad promedio de más de 7.5 nudos, vamos bien. Quien no va muy bien es aún parte de la tripulación con mareos, pero la gran mayoría ya está comenzando a aclimatarse, yo incluida.

Los turnos de vigía y timón no cesan y se extienden circunstancialmente, pero son los mejores momentos también.


Jueves 18 de Enero - Un día más tranquilo en Drake
Posición del mediodía: 58 ° 26.7 'S - 62 ° 13.1' W

Oleaje moderado durante casi todo el día. Mar confuso con 1.5 - 2 metros de oleaje en la noche.  Algo de lluvia, algo de niebla,..

¿Esto es una broma? Se suponía que el pasaje de Drake era el más temido del mundo, el de aguas más rabiosas, el de olas de 8 metros, el que pone al límite el barco y la destreza de los capitanes más valientes,.. Bueno, no está de más, así se disfruta del paisaje y del horizonte mientras no toca vigía, timón, ayudar izando velas, recogiendo cabos, o echando una partidita a la pocha en el bar!




Viernes 19 de Enero - Tierra!
Posición de mediodía: 61°37.2’ S  - 61°13.5’ W 

Vientos y fuerza cambiante, mar moderado y eso sí, comienza a sentirse fresquito. Sonido de bufido de ballenas a lo lejos y delfines de reloj de arena acompañando en proa intermitentemente.

A la hora de cenar, hemos navegado ya 574 millas desde Ushuaia y quedan cerca de 10 millas para llegar. Los turnos de vigia nocturnos se terminan hoy mismo, y todos lo agradecemos, se acabaron los madrugones y las pocas horas de sueño.

Se comienzan a divisar icebergs a pocos metros y detrás de la niebla, se intuye y por fin se ve, tierra!! Hemos llegado a las Islas Shetland del Sur, islas de roca volcánica y picos glaciares.


 

Anclamos y el silencio de repente, lo llena todo. Felicidad!


Sábado 20 de Enero - Desolation Island, Edinburg Hill,  Half Moon Island.
Posición de mediodía: 62° 24.9’ S/60° 21.89’ W 

Qué buena noche de descanso y tranquilidad, por fin. Nuestro primer desembarco es en la Isla de la Desolación, obviamente os podéis imaginar el aspecto de la isla: desolada.



 



Qué ilusión pisar tierra! y qué ilusión ver la primer colonia de pingüinos! Esos pequeños hombrecito de frack están por todas partes, aquí, allá, desplazándose con ese movimiento tan Chaplin, se rascan, se limpian, se cuidan, se gritan los unos a otros, se deslizan por los caminos que ello mismo deben pulir tras cagar y orinar, perfecto parquet por el que deslizarse! Si, muy graciosos, muy fotogénicos, pero huelen fatal.

Comparten isla con focas  y elefantes marinos, cada uno con sus sonidos, vocalizando, comunicándose a su manera,.. por un momento parece un auténtico concierto de sonidos fascinantes.

Como la isla fue utilizada en los primeros días de la caza de ballenas, encontramos muchos huesos de ballena, obviamente han estado aquí por un largo tiempo y han resistido al sol y la nieve, el material se asemeja a la madera y el musgo crece en cada parte protegida de los huesos.


Desde la isla Desolación nos dirigimos al sur a través del estrecho de Mc Farlane, entre la isla de Livingston en el oeste y la isla de Greenwich en el este. En un punto estamos haciendo unos 11 nudos, ayudados por la fuerte corriente común en este estrecho relativamente angosto cuando cambian las mareas. Así nos acercamos a la colina de Edimburgo, un pomo de columnas hexagonales de basalto que se elevan desde el océano hasta una altura de 150 metros. Estas vistas contempladas desde el mástil con mi compi Franzesca, se convierte en una de nuestras rutinas diarias.

 

Desde Edinburgh Hill continuamos hacia Half Moon Island, llamada así por su forma de media luna. La isla es bastante pequeña y está habitada principalmente por pingüinos de barbijo, varios genotipos y un sólo pingüino macarrón que debió quedarse solo después de una rave.

 

Observación y soledad acompañado de ese sonido inconfundible de los pequeños hombres de frack al comunicarse, especialmente con sus parejas debido a que tienen que trabajar junto en el cuidado de los huevos y las crías, y sí, estamos en plena época. Lo más curioso es ver como van creando pequeño nidos con piedras o con lo que encuentran, y como entre unos y otros se los roban. Una terea interminable pero divertida.





Domingo 21 de Enero - Fort Point, Hannah Point y Walkers Bay
Posición del mediodía: 62 ° 32.6 'S / 59 ° 35.2' O 

Temprano en la mañana salimos para Fort Point, un estrecho istmo en el extremo sur de la isla de Greenwich. En una parte de la isla, para variar, pingüinos. En la otra un magnífico glaciar azul. Las olas en el océano lleno de hielo salpican contra los trozos más grandes del glaciar y el sonido es simplemente hipnótico.

  

 

Subimos con nieve ya hasta las rodillas hasta Nunatak, la roca negra con mirador natural que sobresale del glaciar. Las vistas son alucinantes, la niebla, el relieve de la tierra monocroma y el Europa anclado debajo de nosotros. Bonita postal.

 


Desde Fort Point hasta Hannah Point también en la Isla Livingston, una navegación diferente, no por el buen viento sino por los copos de nieve que la acompañan. Flipante.



En Hannah Point paseíto para ver a más pingüinos, demasiados, tantos que es hasta intimidante y difícil moverse sin toparte con alguno deslizándose por las laderas de nieve o cruzarse por las autopistas naturales de pingüinos que ellos mismos crean y que obviamente, hay que respetar. Un solitario pingüino macarroni, de nuevo, completamente rodeado.

 






Desde Hannah Point caminamos hasta Walkers Bay, pasando por un area repleta de focas elefante apilados haciendo "montonet", es época de muda y es parte de su proceso.






Lunes 22 de Enero - Deception Island:  Whalers Bay, Telefon Bay, Pendulum Cove
Posición de mediodía : 62°58.9’ S - 60°33.5’ W





Nos dirigimos navegando hacia la caldera de un volcán, llegamos por fin a la Isla de la Decepción. Hace cerca de 10,000 años hubo una explosión enorme ocurrió, y las cumbre de los volcanes se derrumbaron formando esta curiosa isla y donde el agua del mar inundó el nuevo espacio abierto.

Desembarcamos y paseamos hasta la ventana de Neptuno, desde donde un tal Nathaniel Palmer en 1820, vio la tierra desconocida más al suroeste, que más tarde resultaría ser la Península Antártica.

Pero lo interesante de la isla son los restos de lo que fue Estación de la caza de ballenas Hektor, que funcionó entre 1912 y 1931. Son trozos de una triste historia, restos de edificios, tanques, calderas de agua oxidadas, huesos de ballenas y dos barcos balleneros bien conservados y semi hundidos en la arena. La decadencia en un paisaje lunar negro cubierto parcialmente por la nieve, nos da una idea clara sobre la escala de las operaciones de la caza de ballenas que se llevó a cabo aquí. Y esa escala es abrumadora.


 



A pesar de que las últimas erupciones tuvieron lugar hace unos 50 años, la actividad termal sigue calentando el agua de la playa, así que algunos valientes al final del día, deciden tomarse un baño termal. Sólo de pensar en quitarme todas las capas que llevo encima me da perezón máximo.




Martes 23 de Enero - Trinity Island and Cierva Cove
Posición de mediodía: 63°52.1’ S - 61°02.4’ W

Los días se hacen extrañamente largos, hay luz 23 horas al día y la belleza del lugar te invita a estar alerta y a observar. Ballenas, icebergs, subir al mástil, glaciares, hielo, formaciones curiosas, paz, pensamientos de ida y vuelta. Nieva otra tarde mas, guerra de bolas de nieve en cubierta otra tarde más.




Excursión en zodiac para atravesar el cementerio de icebergs, entre la Isla Trinidad y Spert, curiosa área donde acaban estas enormes formaciones de hielo para derretirse o para romperse y continuar en su camino hacia el continente blanco. Impresionante!





Miércoles 24 de Enero - Graham Passage, Gouvernøren,  Wilhelmina passage, Cuverville Island
Posición de mediodía 64°34.6’ S - 61°59.4’W

Comienza un silencioso día en el Pasaje de Graham. Visitamos un antiguo barco hundido, el Gouvernoren, un barco factoría que transportaba aceite de ballena en los años gloriosos.
Navegamos por el Pasaje e Wilhelmina hasta la isla de Cuverville, donde hay millones de pingüinos gentoo, piguino Juanito o pingüino papua. De nuevo nos dejan maravillados con su actividad, ruidos, movimientos y olor, si, ese olor.






De vuelta al Europa, y de vuelta a una navegación pausada entre icebergs de mil tamaños y formas inverosímiles. La gama de colores es alucinante.







Jueves 25 de Enero - Neko Harbour y Paradise Bay
Posición de mediodía: 64°50.4’ S / 62°32.8’ W

Hoy por fin, pisaremos tierra en el continente antártico, hasta ahora todos los desembarcos habían sido en islas, así que hay cierta emoción contenida. Llueve y nieva. Llueve o nieva. Lluvinieva todo el rato, la visibilidad es limitada, apenas se divisan siluetas de montañas y rocas, parece que estemos navegando hacia una pared de hielo.

Una pequeña tregua climatológica cuando desembarcamos en la playa de Neko Harbour. Un trekking exigente y llegamos arriba, rodeados de glaciares. Las vistas son acojonantes, y el crepitar del hielo cayendo en la bahía sólo ayuda un poco más para que sea memorable.



 


Por la tarde, llegamos a Paradise Bay donde anclamos y en cuestión de minutos nos vemos rodeados por ballenas. Muchas ballenas. Nos organizamos para salir a observarlas más cerca desde las zodiacs. Y ahí estábamos, bajo una fina nieve viendo como más de 30 ballenas dispersadas en grupos de 4 y 5, juagaban, se comunicaban, y en definitiva, creaban un autentico espectáculo a pocos metros de nosotros, haciendo un día inolvidable.




Viernes 26 de Enero - Eclipse Point - Lemaire Channel –  Winter Island – Vernadsky station
Posición de mediodía 65°14.9’ S - 64°13.6’ W

Merece la pena madrugar hoy para ver cruzar por el Eclipse Point. Un pasaje estrecho y poco navegable lleno de icebergs y unas vistas impresionantes.



Después de comer desembarcamos en la Isla Invierno, un nombre perfecto para este lugar acompañado de la nieve que no cesa de caer. Se hace difícil caminar y atravesar la nieve acumulada para acceder hasta Wordie House, una antigua estación de 1947 activa hasta el 54, por lo que hoy es un pequeño museo que conserva en esencia lo que fue por aquellos años vivir en esta remota estación de investigación.




Mas tarde nos movemos en zodiac hasta otra estación, esta vez una que está actualmente operando, de hecho, todo el año: la ucraniana Vernadsky. Laboratorios de meteorología, geofísica y biología polar,.. aquí fue justamente donde se descubrió en 1980 el agujero de ozono cuando la estación pertenecía a los británicos.

La estación con los ucranianos también es muy famosa, pero por su Bar! Un bonito rincón decorado en madera con su barra, música e incluso un billar donde desconectar del trabajo, y seguramente, del inhóspito lugar.





Vodka casero para acompañar una curiosa tarde conversando con los investigadores mientras por la ventana descubrimos un pingüino Rey, posando con ese temple, erguido y recto, con un tono algo altivo ante los otros pingüinos juanito que le rodean.



Llegamos al barco y sorpresa! La tripulación ha preparado una cena y posterior fiesta en cubierta. Ya llegamos alegres después del vodka casero ucraniano, así que os podéis imaginar como acabó la noche.





Sábado 27 de Enero - Berthelot Islands – Colins Bay, Trooz glacier – Lemaire Channel  
Posición de mediodía 65°19.8’ S - 64°06.9’ W

Algo de resaca en el ambiente, pero reina la felicidad contagiosa y un estado de ánimo que invita a disfrutar.




Los mástiles hoy parecen arboles llenos de monitos que suben, observan, hacen fotos, bajan. El día es soleado, la navegación pausada, cruzando por el mítico Canal de Lemaire, es obligatorio dedicarlo a disfrutar.



Las vistas se acompañan por el ruido de algunos icebergs contra el casco, lo que lo hace aún más fascinante. Imposible borrarlo de mi memoria.









Domingo 28 - Port Lockroy – Damoy Point, Dorian Bay
Posición mediodía: 64°49.3’ S - 63°29.0’ W

Hoy visitamos la Base A localizada en la pequeña Isla Goudier. Lo que fuera una base británica en 1943 para una operación naval secreta es hoy una bonita base renovada y museo. También es una oficina de correos, una de las más remotas del planeta, así que envío algunas esperando que lleguen a su destino, a ser posible este año!




Eric, nuestro capitán, nos informa que un sistema de baja presión atmosferica está de camino, y por precaución y para llegar a tiempo a Ushuaia decide dar media vuelta para ganar tiempo en la navegación de vuelta a casa. Sabia decisión en la que ganamos 18 horas, diferencia entre navegar parcialmente a vela o en contra del viento los 645 millas de distancia restantes. Esta misma noche volvemos a las guardias, a los turnos de vigía y timón, mientras dejamos atrás la Antártida, al menos, por ahora.


Lunes 29 de Enero - De vuelta al Drake
Posición mediodía: 63°58.5’ S - 66°26.5’ W

Zasca! Cuando te habías acostumbrado a disfrutar del viaje de otra manera, a la estabilidad, a los horarios, a los buenos descansos, a las noches de copas en el bar, a jugar a las cartas,.. todo con su horizontabilidad, salimos de nuevo a mar abierto, volvemos al Drake.

Primera noche de navegación a vela en muchos días con buen viento y mar relativamente calmo.

Primer turno de vigía en la medianoche, una luz tenue en el horizonte, una luna queriendo salir de entre la bruma, lluvia fina y ese sonido maravilloso del Europa surcando los mares. Felicidad absoluta.

Y aun nos quedan 485 millas hasta Cabo de Hornos.


Martes 30 de Enero - Dia calmo en Drake
Noon position: 62°04.6’ S - 69°05.0’ W

Después de un día gris y raro de navegación, durmiendo a ratos, comiendo a deshoras, haciendo turnos de vigía y timón, a ultima hora el regalo de la luna llena apareciendo en el horizonte, es simplemente un bonito inuendo.



Miércoles 31 -  Otro día calmo en Drake
Posición mediodía: 60°14.8’ S - 71°23.6’ W

Buen tiempo hoy y buena navegación pese a la incredulidad de todos, el Drake está más manso que nunca y nos deja un día de letargo, que llenamos con clases de nudos, historias sobre expediciones, y charla sobre la Estancia Haberton, el primer asentamiento en Tierra de Fuego, que casualmente pertenece de los ancestros de Mafu de la tripulación, y que visitaremos al llegar al Canal de Beagle. Aprendemos curiosidades como que en lengua Yaman, 'The moment when two people are looking at each other wanting the same thing but not daring to start and waiting for the other one to begin' : se dice Mamihlapinatapai. Y otras muchas curiosidades e historias sobre su familia.




Jueves 1 de Febrero - Drake: Viento!
Posición de mediodía: 58°39.2’ S - 71°25.0’ W

Hoy si llega, por fin, el viento! Y todas las velas desplegadas y entregadas a él.

Caminar se hace difícil, vestirse, dormir, subir escaleras, servirse un te, ir al baño es toda una odisea y para dormir me las ingenio para crear una hamaca segura con el colchoncito y toda la ropa haciendo cuña para no caer al suelo en uno de los movimientos bruscos del barco.

 
Las olas salpican salvajemente la cubierta, que queda completamente cubierta por agua durante algunos segundos antes de recuperar la verticalidad, y vuelta a empezar. Estamos en un ángulo de 15 grados, no es mucho, pero cambia completamente la vida en el barco. Todo ya es es torcido.

Hemos navegado 153 nm en las últimas 24 horas, lo que nos deja sólo 132 hasta Cabo de Hornos. Hy se alcanzan los 11,4 nudos, una velocidad de vertigo para una navegación ceñida.


Viernes 2 de Febrero - Cape Horn
Posición al mediodía: 56 03.8’ S - 64°20.4’W

Imposible dormir, así que paso la noche y el día con el arnés puesto en cubierta disfrutando del espectáculo de ver el barco como literalmente vuela hacia Cabo de Hornos, y en el bar con el resto de noctámbulos, donde prácticamente tambise necesita el arnés para no salir disparada por los pasillos pero al menos resguardada de la lluvia. Si, queríamos un Drake furioso, pero yo casi que ya tengo la dosis cubierta!






Por la tarde el tiempo cambia, el mar se calma, el viento disminuye y a lo lejos contemplamos de nuevo tierra. Los delfines aparecen en proa saltando y nadando junto a nosotros como recibiéndonos de nuevo en Tierra del Fuego.
Con el cambio de planes y la salida precipitada desde la Antártida, estamos llegando al Cabo de Hornos desde el oeste, cruzando hacia el este. Es el más austral de los tres grandes cabos del hemisferio sur del planeta y marca el límite norte del paso Drake, que separa a América de la Antártida, y une el océano Pacífico con el océano Atlántico.

Cruzarlo ha sido toda una hazaña, uno de mis grandes sueños, por fin, hecho realidad. Sólo escribirlo me hace sentir muy pequeña, pero a la vez muy grande.


Sábado  3 de Febrero - Harberton
Posición mediodía: 54°52.8’ S - 67°19.3’ W

Después de tres semanas en el mar, navegando por paisajes monocromáticos de las Islas Shtetlands y Antártida, llegar a la bahía de Haberton es simplemente abrumador. Todo es verde alrededor. Al llegar a la granja sólo apetece tirarse en el césped al sol, sentir la tierra, la calidez y la tranquilidad.




A sólo una noche de que se acabe este viaje inolvidable, celebramos una cena por todo lo alto y brindamos por una experiencia única y compartida.

Mañana retornamos a Usuhaia, al lugar desde donde hace tres semanas zarpamos, de vuelta al fin del mundo, al otro fin del mundo, con más de 1.260 millas navegadas. El viaje de mi vida.

The End.




I am the albatross that awaits you At the end of the world.
I am the forgotten souls of dead mariners
Who passed Cape Horn
From all the oceans of the world.
But they did not die In the furious waves.
Today they sail on my wings Toward eternity, In the last crack
Of the Antarctic winds.
  - Sara Vial